Las mini ropitas provocan las violaciones
Lo que debieran castrar es el deseo desmedido de algunas mujeres por andar con ropas provocativas por las calles, exhibiéndose y haciendo que los hombres se exciten. El que el hombre se excite no está mal, lo que está mal es que nosotras las mujeres los excitemos con nuestros atuendos tan provocadores, (yo uso faldas largas y no atraigo tantos apetitos, nunca me han violado) Entonces se debiera castrar el deseo exhibicionista de la mujer, poniendo en boga el uso de la falda larga y las camisas normales, en vez de todas esas mini ropitas que casi que las empelotan en las calles.
Andrea Barrera
.
Debe referirse a Delincuentes españoles solicitan la castración química (Adegüello, enero 2005)



Los ladrones llevan chándal
Si hubiera que organizar una pasarela de tendencias relacionada con la delincuencia, el chándal triunfaría sin dudas como la prenda estrella. Los maleantes que cada mañana salen a la calle a vigilar el ir y venir de sus víctimas potenciales escogen las prendas deportivas para sus largas esperas. (...) La mochila es el complemento por excelencia. En ella guardan los objetos de valor sustraídos -ya sean joyas, cámaras de fotos o el dinero de las carteras- y también las emplean para esconder las armas. (...) Cuando hay que engañar a las víctimas, los maleantes se afanan más en cuidar su apariencia. Si quieren que les abran la puerta de un edificio y que les muestren donde viven procuran vestir de forma elegante...
(SIGUE)
Juana Viudez (Málaga Hoy, 18 de junio de 2006)




Hamburguesa con papanatas
La redactora supermona sonríe a la cámara para presentar lo último de la cosa fashion: una hamburguesa que cuesta más de 80 euros, de buey de Kobe, que bebe cerveza y le dan masajes. Supongo que la carne viaja en avión para no estresarse mientras cruza el planeta, camino de jugos gástricos de alto nivel. Ahora los que viajan en bodegas inmundas de barcos oxidados hasta las tripas, son los seres humanos que persiguen al fantasma del paraíso.
Un paraíso en el que los damnificados del huracán Katrina se gastan la pasta de la ayuda humanitaria en videos porno, anillos de brillantes, champán y operaciones de cambio de sexo. Un paraíso en el que negociamos a bocinazos, usando a los muertos como coartada, mientras las adolescentes se operan las tetas que aún no les han acabado de crecer, los políticos se disfrazan de hooligans y los ancianos se mueren solos, abandonados delante de un televisor que camufla con su podredumbre el olor a cadáver en descomposición.
Pero tranquilos. Nuestros oráculos intelectuales están analizando las tripas de la selección de fútbol, para saber en que tipo de país vivimos y encontrar la respuesta preguntas fundamentales para el futuro de la humanidad: ¿Xavi es catalán o centrocampista? ¿Luis es más madrileño por ser Aragonés? ¿Alonso remata con el cogote porque es vasco? ¿Cuánto tiempo seguirá Torres siendo un niño? ¿Puyol es multicultural o autosostenible? ¿Qué desayuna Acebes?.
Yo espero las soluciones y reflexiono mientras emerjo de la resaca. Al final me quedo con lo que dijo Ginsberg hace ya 50 años:
He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura,
hambrientas, histéricas, desnudas.
Santi Espina



 

 


medios consultados
quieres colaborar
cómo anunciarte
quiénes somos
adeguello@adeguello.net

 

www.adeguello.net
revista trimestral de crítica de crímenes
número 17- octubre 2006

 

 

 
próximo número enero 2007
 
 
© E.Cordeiro. 2003